Seleccionar página

Cerrajeros Baratos
Hay que estar preparado para todo. Algunas veces, cuando tenemos un día largo, puede que se nos olviden las llaves de la casa o de la oficina, por lo tanto, tal vez no tengamos nada a la mano como un destornillador o un clip de papeles, que en casos como este podrían sernos de mucha ayuda, así que recurrimos a lo que tengamos a la mano, como una billetera, en ella encontrarás obviamente una tarjeta.
Esa tarjeta te podría servir de formas que ni te imaginas, como para abrir la puerta, sólo que tienes que saber cómo usarla, porque si no sabes puede que llegues a partir la tarjeta, lo que es un problema.
Para que puedas salir de tu inconveniente sin ocasionar daños a tus tarjetas, en este artículo te enseñaremos cómo abrir la puerta con una tarjeta de crédito para que no gastes dinero en un cerrajero.
Pasos que debes seguir para abrir tu puerta con tu tarjeta de crédito
Si la puerta es de cerradura clásica podrás hacer estos pasos sin ningún problema ni inconveniente.
Busca la forma más cómoda de que la tarjeta pueda insertarse en la ranura que se encuentra entre la puerta y el marco.
Muévela de arriba hacia abajo.
Empuja con fuerza, de forma que se hunda el pestillo de la cerradura.
Cuando deslices la tarjeta con tu mano derecha, empuja la puerta con tu mano izquierda para que esta ceda.
Consideraciones para este método de apertura de puertas
Sabemos que usar una tarjeta de crédito es muy arriesgado para ti, ya que se pueden deteriorar, o, peor aún, partir en dos, así que tenemos otras opciones que te podrán servir:
Usa una tarjeta laminada. Para usar la técnica, sólo tienes que seguir los pasos ya mencionados anteriormente.
En caso de que la puerta tenga un marco que evita que pasen las tarjetas, tendrás que modificar un poco el marco, si no necesitarás buscar abrir la puerta de otra manera.
Si la puerta tiene doble llave no busques abrir la puerta con tu tarjeta, ya que esto no será suficiente, pues necesitarás un taladro para forzar y derribar la puerta.
De acuerdo al tipo de puerta la tarea se te hará más sencilla, pues si es de seguridad básica solo vas a necesitar deslizar tu tarjeta a la altura del pomo.
Toma en cuenta que solo funcionan tarjetas de crédito o laminadas, debido a que el material es perfecto, lo suficientemente duro como para ejercer fuerza y a su vez lo suficientemente blando como para tener la flexibilidad necesaria para pasar por la hendidura que ya hemos mencionado.
Si te encuentras del lado de la puerta en la que la cerradura de la puerta no está curvada, te verás en la necesidad de forzarla. Para esto debes venir desde arriba y deslizar la tarjeta hacia abajo. Adicionalmente necesitaras forzar un poco la tarjeta hasta que llegue a la curvatura de la cerradura.
Una opción alternativa a la tarjeta de crédito
Si no cuentas con una tarjeta de crédito, el método que te hemos detallado antes no funcionará. En este caso puedes optar por una alternativa:
Cortar un pedazo en forma de “V” en la parte superior de cualquier otro tipo de tarjeta.
Intentan encajar esta forma de “V” alrededor del pestillo, hasta que puedas jalar dentro de la cerradura.
El largo de la “V” dependerá de la profundidad de la ranura existente entre la puerta y su marco.
Te invitamos a intentar todas las opciones que hemos traído para ti, para que de manera fácil puedas solventar tu problema.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra politica

ACEPTAR
Aviso de cookies
PULSE PARA LLAMAR